El poder de los pensamientos

chicoSolo

Imagínate que has quedado para cenar con un amigo. Tenéis reserva en el restaurante a las 21 y queda en pasar a recogerte a las 20.30 para que os de tiempo a llegar al sitio y aparcar con tranquilidad.

Son las 20.45 y tu amigo aún no ha llegado… ¿qué piensas en ese momento? ¿Qué sentimientos tienes?

Son las 21 y sigue sin llegar, tampoco ha avisado, le llamas al móvil y está apagado…vais a llegar tarde a la cena, seguramente perderéis la reserva…. ¿qué piensas ahora? ¿Qué sientes?

Son las 21.30 y ninguna noticia de tu amigo… ¿qué pensamientos y emociones tienes ahora?

Por fin a las 21.40 aparece tu amigo, lleno de barro y calado de agua porque está lloviendo. El coche se ha estropeado en mitad de la autopista, ha tenido que avisar a la grúa y se ha quedado sin batería en el móvil. Está muy nervioso por lo que ha pasado y siente haberte hecho esperar. Decidís pedir comida y os quedáis cenando en casa.

Finalmente… ¿qué piensas y sientes ahora? De haber sabido esto, tus sentimientos a las 21.30 ¿habrían sido los mismos?

Es curioso que aunque la historia es la misma cada persona responde de una manera diferente. Hay quien piensa que su amigo se ha olvidado de la cita y se siente triste. Otras personas piensan que es intolerable la tardanza, siempre ocurre lo mismo y se sienten ansiosas y enfadadas.

Entonces aunque la situación es la misma, ¿por qué cada uno piensa y siente una cosa diferente?

No son las situaciones lo que hace que las personas se sientan tristes, nerviosas, preocupadas, etc., sino la interpretación que cada uno hacemos de esa situación. Por supuesto que en la vida hay situaciones mucho más complicadas que la anterior (una enfermedad, el fallecimiento de un familiar, una ruptura sentimental, etc.) pero de nuevo podríamos ver como en cada una de estas situaciones diferentes personas tendrían pensamientos y emociones diferentes.

En próximos post seguiremos hablando de esta conexión pensamiento-emoción. Mientras tanto… párate a analizar lo que pasa por tu cabeza cuando un amigo llega tarde a una cita

6 thoughts on “El poder de los pensamientos

  1. Cuanta razon, yo cuando espero a que me llamen para un trabajo, si tardan un poco mas de lo que me espero, ya empiezo a pensar que no me van a coger, que no quieren saber nada de mi…
    Y luego te llaman y ves que solo tenias que esperar, que no tienes que dar tantas vueltas a las cosas!!

  2. Es curioso como la misma situación vivida por diferentes personas genera emociones diferentes. Al leer el blog me ha hecho pensar en como me tomo yo determinadas situaciones y en qué podría hacer por cambiarlas.
    Es un caso muy significativo el que exponeis y creo que en mi caso deberia tomarme las cosas con más calma y no dejar que me afectaran desde lo negativo, todo cambio de planes siempre es una nueva oportunidad. Gracias por hacer que me plantee mi actitud frente a la vida¡¡ Yo me sentiría muy triste porque pensaría que se ha olvidado de mi, no obstante, a partir de ahora, intentaré pensar de manera positiva.

  3. Al principio de ver que no llega tu amigo, te sientes furioso porque piensas que se ha retrasado pero no piensas que ha tenido ningún problema. Posteriormente, cuando ves que pasa mucho tiempo y encima no te coge el teléfono, lo primero que piensas es que le ha pasado algo. Por último, cuando le ves aparecer de esa manera, sientes pena y compasión por él.
    Con esto podemos darnos cuenta como un mismo hecho puede variar con el tiempo.

    1. Muchas gracias por tu comentario! El hecho varía con el tiempo pero sobre todo con las diferentes interpretaciones que le vamos dando al mismo hecho 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *