Flexibilidad cognitiva (III); o cómo cambiar de opinión ante los demás

Photo by Hermansyah on Unsplash

Cómo cambiar de opinión ante los demás

Esta es la tercera y última entrega de esta serie de entradas. Hemos estado hablando de una de las manifestaciones más evidentes de lo que en psicología llamamos flexibilidad cognitiva: el cambio de opiniones. En la primera hablamos de por qué cambiar de opinión puede ser algo bueno. En la segunda sobre por qué suele costar tanto hacerlo. Y hoy vamos a señalar algunos consejos sobre cómo hacerlo. Buscaremos formas que nos hagan crecer, que nos hagan algo más sabios y que nos aporten salud. ¿Es acaso eso posible?

¿Es bello cambiar de opinión?

Ya lo señalamos en la primera entrada: “Cambiar de opinión es algo bello y que demuestra una excelente habilidad personal en quien lo reconoce”. En Psicólogos MyP pensamos que la belleza tiene que ver con encontrar el sentido a las cosas. Visto de esta manera, cambiar de opinión pueder ser una bonita manera de expresar asombro, cursiosidad o capacidad de innovación. Desde este puntobde vista, cambiar de opinión tiene sentido cuando es ejemplo de la cualidad del ser humano para maravillarse. También lo tiene cuando demuestra humildad, capacidad de aprendizaje o amor por el conocimiento. ¿Cómo podríamos, de otro modo, darnos cuenta de los cambios que tiene la vida, la sociedad o uno mismo, si siempre opinamos igual?

Te proponemos que cuando tengas que desdecirte a tí mismo delante de los demás, confirmar que estabas equivocado o que has cambiado de opinión, recuerdes que estás demostrando tu apertura de mente. Pero también tu capacidad para encontrar soluciones diferentes. Estás siendo capaz de adaptarte a los cambios. Que si no lo hicieras, la innovación sería imposible. No podrías aportar soluciones a problemas complejos. No podrías desarrollar nuevas ideas.

Valentía para cambiar de opinión

Por lo tanto, necesitamos aprender nuevos conocimientos para ser creativos. Y para adaptarnos a los cambios necesitamos dudar de nuestros pensamientos. Al menos dejarlos a un lado por un tiempo. ¿No demuestra esto que la realidad es algo cambiante? ¿Que no podemos aseguar que conocemos todos los detalles? ¿Que no lo sabemos todo? Se trata de entender que cambiar de opinión tiene sentido y sabiduría cuando estamos aceptando que nuestro conocimiento está limitado. Por definición. Cuando asumimos que no podemos asegurar al 100% la verdad de algo (o casi de nada). Entonces es cuando cambiar de opinión puede ser algo bonito. Expresa que estamos aceptando las limitaciones de lo que podemos conocer.

Pero aceptar que no lo sabemos todo delante de otras personas no parace fácil. Imagínate hacerlo delante tu jefe o compañeros y compañeras de trabajo. O delante de nuestra pareja o nuestros amigos y amigas. Expresar que estabamos equicovados o equivocadas ante los demás no es tarea fácil. Requiere valentía. Valentía para aceptar en público que somos seres limitados. Todas y todos. Que el ser humano es falible por naturaleza. Vamos, que tienes derecho a equivocarte. ¡Y a cambiar de opinión! Quien diga lo contrario estará hablando desde la ceguera, la ignorancia o desde el exceso de perfección.

Tres guías básicas para cambiar de opinión

Recuerda estos tres simples consejos. Te serán de mucha utilidad:

  1. Es sabio cambiar de opinión: demuestra que eres capaz de guiarte por hechos y no por creencias. Si los hechos demuestran que tu pensamiento era falso, cambias. Utilizas tu flexibilidad, curiosidad e innovación para alcanzar mejores resultados. A nivel personal, laboral o vital.
  2. Demuestra humildad y valentía: no puedes estar siempre en la razón. Tampoco conocer algo a la perfección. Ni adivinar desde un principio cómo van a cambiar las cosas. Y esto mismo le ocurre a todo el mundo. Aceptarlo y admitirlo cuando es necesario es un acto de coraje.
  3. Estás en tu derecho de cambiar de opinión: nadie tiene derecho a exigirte que no cambies. También tienes derecho a equivocarte. Aunque a veces se critique, no olvides que el derecho a cambiar de opinión te pertenece.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda e inspiración. Por que cambiar de opinión puede ser algo bello si sabes cómo hacerlo. Recuerda que si quieres saber más o aprender, desarrollar y consolidar estas u otras habilidades, en Psicólogos MyP estamos a tu disposición.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *