LIMITA TUS RELACIONES TÓXICAS III – Hazte respetar ante personas tóxicas

Photo by Isaiah Rustad on Unsplash

 

GUÍA PARA DESHACERSE DE RELACIONES TÓXICAS

 

Hola a todas y todos de nuevo. Hoy voy a contestar la consulta que nos realizó una lectora y que motivó esta serie de entradas: “Me gustaría saber como poner limites a personas tóxicas sin sentirme mal”. También un buen amigo me pidió consejo hace poco. Esto está dedicado a ellos.

En las anteriores entradas expliqué cómo veo dos de las partes fundamentales de este problema: conocer a la persona tóxica y conocer qué emociones sentimos cuando estamos ante un relación tóxica. Si las has leído con atención, seguramente ya hayas empezado a encontrar tus propias respuestas a cómo deshacerte, con salud, de las relaciones tóxicas que tengas. Veamos las respuestas.

 

1. Asumir que poner límites a personas tóxicas es algo costoso

Sí, eso me temo. La respuesta clara a “saber cómo poner límites a personas tóxicas sin sentirme mal” es: no es posible. Tener que decir que no, pedir cambios, negarse a lo que nos piden o despedirse como amigo o compañero de alguien, siempre cuesta. Es parte de la condición humana. Pero de una parte bella de la condición humana. Está en nuestros genes la necesidad de contar con un grupo de personas que nos quieran y acepten. Es por eso por lo que, para todos o para la inmensa mayoría de nosotros, decir que no es, inicialmente, costoso. Al menos hasta que se aprenden los trucos. Ahí van los siguientes:

 

2. Entender que poner límites a personas tóxicas es un gesto de AUTO-RESPETO

Desesar que los demás hagan lo que deseas. Pensar que los demás deberían hacerte la vida mejor. Exigir un respeto sin pretender haberlo ganado antes. Todo esto es echar balones fuera. Un pequeño pero importante acto de irresponsabilidad. Es por eso por lo que se dice que, para hacerte respetar, primero, respétate a ti mismo. Se dice así porque cuando detectes, gracias a tus emociones verdaderas (recuerda la segunda entrada), que algún gesto tóxico está vulnerando tus necesidades o simplemente tus deseos, estás en todo tu derecho de expresarte. Y te lo debes. Expresar desacuerdo, ideas diferentes o incluso negativas es, en realidad, un gesto de autocuidado y responsabilidad hacia ti mismo o hacia ti misma.

 

3. Entender que poner límites a personas tóxicas es un gesto de RESPETO hacia el prójimo

Efectivamente, también lo comenté en la entrada anterior. Si esperamos demasiadas horas, días, semanas, meses o a veces, incluso, años, para decir lo que realmente pensamos sobre el comportamiento de alguien, entonces, habremos engañado durante demasiado tiempo a esa persona que, aunque se comporte de forma tóxica con nosotros, sin quererlo, así le hemos acostumbrado. No podemos esperar, en estas circunstancias, que el comportamiento tóxico desaparezca la primera vez que decimos que nos desagrada. Ahora nos corresponde a nosotros y a nosotras mismas acostumbrar a esa persona que eso que hace, desde hace tanto tiempo, es en realidad, algo que nos desagrada o algo que incluso, no lo queremos cerca.

 

4. Pedir un minuto de tiempo a la persona tóxica

Aquí es cuando empezamos a intentar deshacernos de lo tóxico… El primer paso es empezar una pequeña conversación. Es importante asegurarnos de que la persona nos va a poder escuchar, al menos, que nos pueda oír. Es decir, nada de pedirle hablar en un vagón de metro, antes de una reunión o al terminar el día. Pero no hay que buscar el momento perfecto. Sólo vas a necesitar 2 minutos. O menos.

 

5. Expresar a la persona tóxica que vamos a pedirle algo

Una vez pedido un minuto, le decimos: “quería pedirte una cosa”. Esto es más importante de lo que parece. Me temo que no puedes hacer nada que esté en tus manos para que la otra persona cambie o se aleje de tu vida. Si no quiere cambiar, entonces tú tendrás que alejarte, pero no vas a poder obligarle. Lo que sí puedes hacer es algo muy valioso: ponerle en el compromiso de que sepa, conozca y entienda, claramente pero sin rudeza, al contrario, con seriedad pero con respeto, que está haciendo algo que a otra persona, tú, no le gusta, le incomoda o le hace daño de algún modo.

 

6. Informar a la persona tóxica que algo que hace no te gusta, te incomoda o te hace daño

Ojo. Es importante, muy importante, señalar que lo que nos disgusta, incomoda o duele es UN COMPORTAMIENTO CONCRETO. Por ejemplo: me parece injusto que hayas dicho “eres un blando” el otro día. NUNCA PERSONALIZAR. No ayuda nada decir a la otra persona que te menosprecia o que es una persona altiva, chula o prepotente. No. Eso definitivamente no ayuda. Al revés, puede empeorar las cosas.

 

7. Pedirle a la persona tóxica lo que queramos pedirle que cambie

Otro aspecto muy importante del que no podemos olvidarnos. Nuestra tarea es pedirle que deje de hacerlo, que lo cambie o que haga algo diferente. PEDIRLE, no exigirle. Por ejemplo: “me gustaría que no hagas tal cosa”. Depende de lo que nos conteste, podemos darnos por vencido, o necesitar continuar con los siguientes trucos. Eso sí, la mayoría de personas dejan de comportarse tóxicamente en este punto.

 

8. Negarse ante la persona tóxica con un simple DOBLE NO.

Me explico. Si alguna persona tóxica de tu alrededor, tras haber hecho todo lo anterior, te insiste en pedirte cosas que no deseas, aquí está la frase mágica. “No, Fulano o Menganita (un segundo de espera en silencio…), no voy a hacer X cosa” Fíjate bien, que no se trata de dar escusas o motivos, sólo de expresar tu intención clara y concisa. “No lo voy a hacer”. ¿Por qué?, podría insistir la persona tóxica. Y tú, simplemente contestas: “No -un segundo de silencio-, no lo voy a hacer”. “Pero… ¡por qué!”. Y tu repites: “no, no lo voy a hacer”. No caigas en el truco de dar explicaciones. Simplemente no las des. “No, no voy a darte explicaciones, no, no lo voy a hacer”. Recuerda que estás en tu derecho de cambiar de opinión, de decir que no y, sobre todo, de no tener un motivo para hacerlo. Simplemente puedes hacerlo.

Tu única tarea aquí es repetir el “doble no” hasta que la persona lo entienda. Hasta que entienda que no vas a hacerlo por mucho que insista. El 99% de las personas, a los 15 minutos, se dan por vencidas, por muy tóxicas que sean, y abandonan sus pretensiones de manipularte. Sin embargo, para ese 1% de personas seriamente problemáticas, ahí va el siguiente consejo:

 

9. Ejerce tus derechos legales ante la persona tóxica

Te deseo, con todo corazón, que no tengas que llegar a este punto. Además, tengo la firme confianza en que con práctica y entrenamiento en los puntos anteriores, poco a poco, avanzando a tu ritmo, tendrás grandes resultados. En mi práctica clínica y en mis años trabajando con personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, y han sido más de diez años, te puedo asegurar que nunca tuve que interponer denuncia alguna y fueron muy pocas ocasiones en las que tuve que pedir la atención de superiores, colegas o servicios de seguridad.

 

10. Practica la asertividad con paciencia y sin exigirte a ti mismo

Cuídate mucho por favor, y no te exijas resultados rápidos. Si eres de los que no sueles decir que no o si te has visto atrapado en una relación tóxica sin darte cuenta, enhorabuena. Si estás leyendo esto es que has tomado algo de conciencia de tu situación. Y puedes empezar a dar los primeros pasos. Ahora, poco a poco, practica esta guía. Porque, quiero recordarte, que, al menos para mi, hay belleza hasta en lugares incómodos y desagradables como una relación tóxica.

Si consideras que te encuentras atrapado en esta situación y no consigues liberarte por ti mismo o por ti misma, recuerda que siempre puedes pedir una cita gratuita conmigo aquí.

 

 

 

Antes de terminar quería informarte de algo importante para mi. Es pronto para anunciarlo en otros canales, así que empiezo por este. He creado una nueva página web, algo más personal. Es un proyecto que está empezando y no se cómo resultará, pero quiero que tú, como lector del blog tengas la primicia. ¡Ahí va!

manueltaboadapsicologo.com

 

 

Me despido, como siempre, con un fuerte abrazo,

 

Manuel Taboada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *