ORDENA TUS MIEDOS

Copyrigth Manuel Taboada: https://goo.gl/Vo4acX

¿Para qué ordenar los miedos?

Hoy os presento el segundo capítulo de esta trilogía pensada para ayudarte a superar tus miedos. Quiero enseñaros una de las formas más útiles conocidas para alcanzar ese objetivo. En psicología lo llamamos: jerarquizar. ¿Para qué sirve?

Es sentido común, pasado por el filtro del conocimiento científico. La idea es simple: vence primero aquello que menos miedo te de, luego ve a por el siguiente miedo. Es tan simple que en muchas ocasiones nos olvidamos. ¿Te has dicho a ti misma o a ti mismo, en alguna ocasión, que hablar en público es imposible para ti por los sudores que te entran sólo de pensarlo? Imagínate hacerlo…

Ahora te propongo algo diferente. ¿Y si cambias la pregunta? ¿Y si en vez de preguntarte si serás capaz de hablar en público, te preguntas si serás capaz de hablar delante de una o dos personas conocidas? ¿Esto te hace sentir más capaz? Espero que tu respuesta sea afirmativa. Con mucha probabilidad lo será. Se trata de dividir para vencer.

 

Ordenar para dividir

Te recuerdo la entrada que publiqué en marzo, “Cómo alcanzar nuestros objetivos personales o profesionales”. Allí os comentaba algunos simples trucos para alcanzar nuestras metas, dividiéndolas. Sirve también para superar los miedos. Ordenarlos es, en parte, una forma de dividirlos en pequeñas partes. Estoy convencido de que, si miras a tus miedos de esta forma, y te enfocas en el primer escalafón, te sentirás más confiado. Capaz de superar, con mucha seguridad, ese primer paso.

Además, ordenar los miedos, dividiéndolos, es útil para practicar lo que yo llamo “hacer con la emoción”. Me explico:

Imagínate que estas tumbada o tumbado en el sofá un domingo por la tarde. Es agosto. En Madrid. Tienes el ventilador apuntándote. Hace mucho calor. Y oyes que la lavadora ha terminado. ¿Te ilusiona levantarte y poner la lavadora? ¿Sientes entusiasmo por sacar, ordenar, colgar, cada prenda? No lo creo… Sin embargo, sí puedes levantarte y tender la lavadora. Y lo haces con apatía. Te levantas con calor y sin ganas, y empiezas a poner la lavadora. Sabes que, si no lo haces, la ropa acabará oliendo mal, arrugada, echa una pena. Y cuando llevas media lavadora tendida ya no te acuerdas de la apatía, del calor ni de las pocas ganas. Hasta estas entretenida o entretenido.

Ordenar tus miedos para vencer

¿Qué ha pasado? Que has hecho algo, con una emoción, que te ha acompañado mientras lo hacías. Y antes de terminar la tarea, esa emoción inicial ha cambiado. ¿Podrías ensayar esto si la emoción es el miedo, en vez de la apatía? Enfócate en la primera tarea que nos da un poco de miedo. Por ejemplo, exponer esa charla, primero, a un buen amigo a amiga, en vez de a toda la clase. ¿Podrías hacerlo, empezar la tarea, con un poco de miedo? Estoy seguro de que antes de que te lo imagines, ese miedo ha disminuido. Incluso puede desaparecer por completo. Cuando menos te lo esperes.

¿Cómo ordenar?

Antes de empezar debo hacer una advertencia a los lectores y lectoras. Es muy importante tener una valoración de un psicólogo especialista en salud mental si hay miedos que están limitando tu vida. Si sientes que algunos de tus miedos no te permiten ir a trabajar o limitan tu desarrollo profesional, si están poniendo en tensión las relaciones con las personas que más quieres o si te están provocando un gran sufrimiento, no lo dudes, solicita una cita con un psicólogo certificado. En Psicólogos MyP podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros, te ofrecemos una primera consulta gratuita donde resolveremos las dudas que tengas.

Ordena tus miedos de menos a más

Si no te encuentras en la situación anterior, te propongo unos simples consejos para ordenar tus miedos:

  • 1º. Escoge un miedo a vencer. Pongamos el ejemplo del miedo a conducir. Imagina, de entre todas las situaciones posibles del miedo escogido, la más temida. Tal vez sea estar en un atasco. O que se estropee el coche en mitad de la autopista. ¿Quizá conducir bajo la lluvia y de noche?. Aquí se trata de esto: escoger lo que más miedo te de, la situación imaginada que más miedo te de a ti. Por tanto, depende exclusivamente de lo que tú pienses sobre aquello que te da miedo. En cada persona es diferente. Esta situación imaginada diremos que da un miedo de 100 (anotalo así, con puntuación numérica).
  • 2º. Escoge ahora la situación que menos miedo te de. Si seguimos el ejemplo del miedo a conducir, tal vez lo que menos miedo te de sea estar sentado con el coche parado, o conduciendo por la calle donde vives. Esta situación da un miedo de 1 (sobre 100).
  • 3º. Ahora imagina algo intermedio. Tal vez conducir por tu barrio, sin salir de él. Esta situación daría un miedo de 50. Un miedo intermedio.
  • 4º. Finalmente, ve sumando situaciones que, imaginadas, generen un miedo entre el mínimo, el intermedio y el máximo.

Cuando termines con este ejercicio, tendremos la jerarquización de tus miedos hacia algo en concreto. Y tendremos el miedo dividido en pequeñas partes. ¿Qué hacer ahora? Viene la parte más emocionante. Aquella en la que nos ponemos en acción. La parte en que empiezas a superar tus miedos. El momento en que empiezas a reconocer el poder que sí tienes para decidir sobre tu vida.

Ordenar para actuar

Pero eso será en la siguiente entrada. Recordad que, si piensas que el miedo te está superando, que condiciona tu vida, tal vez sea mejor visitar a un especialista. Pero si lo que quieres es retarte a ti misma o a ti mismo, en un ejercicio de conocimiento y crecimiento personal, te espero aquí el mes que viene, en el capítulo final de esta apasionante trilogía para superar los miedos.

Un último apunte, te comento que en Psicólogos MyP contamos con un equipo de Realidad Virtual de última generación con el que podemos ayudarte a vencer tus miedos. Cuánteme cuál es tu miedo aquí o en los comentarios. Mi compromiso es ofrecerte una orientación sin compromiso.

Ya me despido. Espero, con todos mis deseos, haber servido de inspiración para tu bienestar personal.

Recibe un fuerte abrazo,

Manuel Taboada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *